-->

Emoción

circulo de agua

La mejor música de relajación con agua

El estrés y la ansiedad son dos de los principales males del siglo XXI. Sin embargo, siempre nos sigue resultando curiosa la capacidad del agua para revitalizar el alma y calmar nuestras preocupaciones. Especialmente, si optamos por la mejor música de relajación con sonidos de agua.

Hoy empieza todo

Con emoción, recodamos aquella película francesa con este título (Bertrand Tavernier, 1999) en la que se cuestionaban las diferencias en la educación, según los orígenes del alumnado, su miseria o su integración.

Tomando com referencia ese bello título,  podemos decir sin miedo que de verdad, sin mentira ni cinismo, hoy empieza todo. Y para todos. Después de meses amenazados por una pandemia que está cambiando bastantes aspectos del mundo, hoy comienza todo.

Flores de otro mundo

Mayo representa el mes de las flores en parques y jardines, en patios y terrazas, en la intimidad del hogar y en las junglas. No hay mayor belleza en esta estación que la floración y apenas la disfrutamos. Y mucho menos en estas semanas de confinamiento. En todo caso, la presencia de las flores, nombrarlas y mirarlas nos traslada a un retazo de naturaleza sublime que siempre estará aquí para sensibilizarnos. Vamos entonces a la búsqueda de una emoción que solo ellas pueden provocar.

El título de este post pertenece a una película notable de Icíar Bollaín, Flores de otro mundo, en la que se hace eco de las mujeres inmigrantes que llegan de América Latina, intentando adaptarse a nuestro país. Resulta adecuado el título y su trasfondo para hablar de tantas flores autóctonas y foráneas, tan raras como bellas, tan cotidianas como inadvertidas para intentar adentrarnos en el colorido mundo de las flores con el objetivo de celebrar la primavera.

Cultura eres tú

Lo que sabes y no sabes. Lo que practicas y lo que no. Lo que te interesa y lo que desdeñas. Todo es cultura. Tu mirada sobre las cosas es cultura. Tus habilidades son principios de cultura antigua y actual. Más que nunca hemos aprendido en este confinamiento y en una circunstancia hostil entre la vida y la muerte que en la cultura estamos todos: creadores, espectadores, lectores, desinteresados, ensimismados en su pequeño mundo. Todos. Hacemos cultura cada día sin ser conscientes. Cada persona en su ámbito representa cultura.

Desde luego que hay quienes se dedican a la cultura con mayúsculas, como profesión y aspiración: actores, artistas, directores, escritores, músicos, bailarines, y otros. Pero no tienen el patrimonio de la cultura solo los que trabajan directamente en ella. La cultura está también en cada cual, construyendo miradas y actos y trabajo y cotidianidad. Veamos a qué nos referimos.

Echar de menos, ahora sí

Al fin vamos sabiendo el verdadero significado de esta expresión: echar de menos. Cuántas veces no la hemos usado en vano o sin motivo. Cuántas veces echar de menos era quejarse de distancia, de alguna pérdida, del hijo estudiando en otra ciudad, del novio ausente. Ahora ya sabemos el alcance que supone echar de menos.

Echar de menos familia, calle, escuela, ruido, coches, viajes, paseo, quedar, comer fuera, ocio callejero, ir de compras, el mar, el arroyo del pueblo, la plaza donde nos conocimos, el colegio junto al mercado, el parque  para correr. Echar de menos es expresión de toda la humanidad que albergamos, ahora que en verdad nos enfrentamos a nuestra propia humanidad.

Quién me ha robado el mes de abril

“Lo guardaba en el cajón donde guardo el corazón”, cantaba Joaquín Sabina. Y así es, nos han robado el mes de abril, porque el estado de alarma se prolonga hasta el 26 o hasta no se sabe cuándo. Y estaremos confinados, luchando en el silencio contra un bicho invisible que nos roba como un ladrón esta primavera. Ya son demasiados muertos y muchos más contagiados. Tenemos el alma en vilo, y a veces la tristeza nos invade y lloramos a los caídos. Hoy mismo nos hemos enterado de que ha muerto Luis Eduardo Aute, paladín de causas perdidas, compositor maravilloso, que reivindicó la belleza por encima de la realidad corrupta.

Ya está, nos han robado abril, su primavera excelsa, los prados y el agua que siempre nos aguardan en su sitio, corriendo o en mareas. Pero no podemos dejarnos vencer ni por un virus ni por la ausencia de las calles.

Elogio de los héroes anónimos

Queridos lectores del blog, amantes de la cultura del agua del Hammam:
Aprendemos incluso en la adversidad. En estos días de encierro, sabemos de miles de personas que se han convertido en héroes de esta crisis sanitaria provocada por el coronavirus. No hablamos de políticos, líderes, intelectuales, lumbreras. No, aquí la ciudadanía ha demostrado que los héroes son anónimos y pequeños, grandiosos y sin hazañas. Mientras sigue el ritmo de contagiados y muertos, con la tristeza sin límite por los que caen, inquietos por nuestra propia suerte, surgen los héroes debajo de la piedras: