LA BOCA AGUA, por Javier Rodríguez Marcos


1

Otoño, tarde.

Milagro de estar vivo.

La mente en blanco.

Ir al almanaque

Málaga: ciudad de los museos

Málaga expone su oferta museística, dispuesta a que ningún autóctono ni turista se pierda la oportunidad de hacer un recorrido por el arte mundial a pie de calle, casi gratis, en este rincón de España. Este otoño la ciudad se presenta como escenario cultural de altos vuelos para demostrar que desde el sur de Europa se abarca el arte del mundo y ni siquiera hace falta salir afuera para asimilar la creación plural de otros países. Está cerca, vivimos al lado de la historia del arte y todo nos pertenece.

El encanto de Córdoba otoñal

En el fin de ese calor excesivo, allanada con calma a esta nueva estación, Córdoba propone su universo de historia y cultura. Todo vuelve a su esencia. Capital del mundo que fue, capital de ruinas excelsas, capital del futuro evocador, Córdoba exhibe su trastienda de tesoros y su perspectiva de porvenir sin soberbia, callada en el interior de una Andalucía que grita su supervivencia por dignidad y derecho. No se rinde a su historia porque sigue haciendo historia cada día con el corazón a punto. Hay dos temporadas para sumergirse en Córdoba hasta el fondo: después del frío, es decir, su primavera; y después de infernal calor, o sea, este mismo otoño. Tenemos suerte.

Madrid amanece en otoño

Madrid amanece, cantaba allá por los noventa Hilario Camacho, pero no entre sueños perdidos, como decía, sino entre nubes de porvenir y cultura para todos. No solo es verdad que Madrid amanezca, sino que esta ciudad resucita cada otoño, plena de actividades y propuestas. Madrid en noviembre se abre como un regalo para los sentidos, las aspiraciones y la puesta a punto de un nuevo curso con mil ideas. En el centro de un país y en el centro del mundo, la capital se explaya en opciones culturales.

Lo sublime de dar y darse

Qué no daríamos por empezar de nuevo. Por entregar el abrazo que no dimos y el beso que se quedó en una esquina esperando su cita. Por amar más allá de la rutina entre parejas. Por recuperar el tiempo que hemos restado al niño que nos necesita. Por cultivar el hogar que forjamos y descuidamos por la prisa. Qué no daríamos. Pero podemos volver sobre los pasos y aprender a darnos. Se trata de una sensación inigualable: Dar.

Se nos ofrece la oportunidad de comenzar en cada otoño porque somos este otoño, el de este año, el que nos imcumbe, presente inmediato, con su cambio horario y las obligaciones impuestas. Porque dar significa empatía, generosidad, complicidad, reunión, hermanamiento, reunión, alegría, nido que fabricamos para nuestro cobijo y el de los queridos. Regalar, ofrecer, desprendernos, comunión con los amados, compartir un futuro.

Granada, capital del jazz en otoño

Granada se convierte en capital europea del jazz del 1 al 9 de noviembre. Y es que esta ciudad histórica y musical celebra la cuarenta edición del Festival Internacional del Jazz, que este año rendirá un homenaje a Celia Mur, cantante y compositora granadina de jazz, fallecida recientemente.

Como era de esperar por su trayectoria en años pasados, se ha previsto un magnífico programa de actuaciones en dos sitios emblemáticos: el Centro Federico García Lorca y el Teatro Municipal Isabel la Católica. Partiendo de la idea de representar diferentes estilos y sensibilidades, participarán las siguientes figuras internacionales: el pianista estadounidense Fred Hersch Trio, el saxofonista y compositor israelí Eli Degibri Quartet, el ya octogenario saxofonista Charles Mcpherson Quartet y la cantautora Lizz Wright, estadounidesdes ambos; por último, el cantante, pianista y compositor inglés Anthony Strong,

La vida es una tómbola

En nuestro imaginario o paisaje de la infancia siempre se planta en el centro Marisol: aquella niña bondadosa, tierna, brillante, capaz de superar la adversidad con sus canciones y su gracejo. Nuestra sentimentalidad se construía con aquella Marisol de verano y fiesta; o Marisol de Navidad y calor de invierno; de paisajes andaluces o castellanos; y después la Marisol adolescente con trenzas infantiles y vendajes en el pecho para que pareciera la niña que ya no era.