Esencias de Hammam Al Andalus

Siempre defendemos que el Hammam no ofrece solamente un baño a diferentes temperaturas. Os comentamos cada día en nuestras redes sociales que la experiencia va mucho más allá y que en Hammam Al Ándalus se potencian absolutamente todos los sentidos.

Uno de los más importantes es, qué duda cabe, el olfato. Elegir bien antes de tu baño la fragancia que te acompañará puede suponer optar por un tipo distinto de experiencia, con todos los matices que te aportaría tu nariz. Además, los aceites esenciales usados en el masaje aportan multitud de beneficios y propiedades al cuerpo, la piel y la mente.

Pero, ¿qué esencias tienes a tu disposición en Hammam Al Ándalus? Te lo contamos:

Aceites esenciales comunes

–  Rosa:  es una de las flores más representativas de los jardines andalusíes. El arte de destilar sus pétalos fue introducido en Occidente por los árabes en el siglo X, descubriendo todos sus beneficios. Entre sus propiedades está la hidratación, purificación y calmante. También destaca por su poder afrodisíaco y por su acción regenerativa.

–  Ámbar rojo: Conocido como flor del beso, habitualmente se extrae del hibisco, una flor anaranjada muy llamativa que, además de como elemento decorativo, es utilizada como ingrediente del té de hierbas. Entre sus propiedades se encuentra su efecto relajante , que resulta idóneo para combatir el insomnio y equilibrar la líbido.

–  Lavanda: En tiempos de Al Ándalus, era una de las plantas cultivadas a gran escala en los jardines botánicos, situados junto a los centros hospitalarios, para su estudio farmacológico y medicinal. La fragancia de esta planta contribuye también a equilibrar el estado mental y eliminar el estrés.

El aceite esencial exclusivo de cada Hammam

–  Violeta: Esta esencia la podrás encontrar en el Hammam Al Ándalus de Madrid. El misterio de su color inspiró a multitud de poetas de la época andalusí. Respecto a sus usos curativos, la infusión de violeta era un tratamiento habitual para la cura de catarros. De hecho, una de sus principales propiedades es que es cicatrizante, estimulador de la circulación y analgésico. La violeta aporta a la piel suavidad y tersura.

–  Azahar: La flor del naranjo, el árbol representativo del patio de la Mezquita de Córdoba, consta de cinco pétalos. De ellos se extrae la esencia que simboliza el frescor del jardín andalusí. Es sedante y digestiva. Alivia las tensiones nerviosas. Ayuda a conciliar el sueño y a combatir el cansancio físico, por su contenido en vitamina C. La esencia  de Azahar la podrás encontrar en nuestro Hammam Al Ándalus de Córdoba.

Flor del Granado: Precede al fruto que da nombre a esta flor y desde muy antiguas civilizaciones ha sido considerado como símbolo del amor y la fecundidad. Es un perfecto relajante, astringente y purificador. En el masaje ayuda a contraer los poros de la piel y favorece la relajación muscular. Como su nombre indica, esta esencia la podrás encontrar en el Hammam Al Ándalus de Granada.

– Biznaga: Por su perfume y características es de lo más apreciados. Tiene propiedades antidepresivas. En Al Ándalus el ramillete de jazmines adquirió un gran protagonismo que aún perdura en la sociedad malagueña. Es uno de los más usados pero también de los más difíciles de encontrar. Se le considera el rey de los aceites porque se necesitan muchas flores para conseguir extraerlo. Antiséptico, antidepresivo y con características estimulantes. Este aceite esencial tan especial lo podrás encontrar en nuestro Hammam más reciente, el Hammam Al Ándalus de Málaga.

En el Rincón de los Aromas, junto al té, podrás encontrar cada una de estas esencias en sus expositores. Se recomienda descubrir sus fragancias y propiedades antes de comenzar con el baño relajante, pues este será tu aroma y aceite esencial en el masaje. ¿Cuál es tu favorita? Puedes contárnoslo en los comentarios, así como en nuestros perfiles de Facebook, Twitter y Google +

Dinos lo que piensas