Las mejores guías de viajes son las que están escritas por los mismos habitantes de una ciudad. Es entonces cuando las historias cobran vida propia y los recovecos desenterrados de cada rincón de nuestro lugar de procedencia hacen que uno se sienta como en casa. Son también las más generosas porque regalan relatos auténticos a los turistas, que sienten el sitio que están visitando como su propia casa y hacen que los oriundos, que a menudo desconocen las huellas que dejaron sus ancestros,  redescubran sus raíces. Por eso estamos entusiasmados con la aparición de Hammam Al Ándalus Granada en el libro de César Requesens, Granada insólita y secreta, que pertenece a la colección “Las guías escritas por los habitantes” de la editorial JonGlez.

Granada Insólita y Secreta

César Requesens dedica algunas páginas a una de nuestras protagonistas favoritas, el agua, ciudadana de honor de Granada desde tiempos remotos. Tal y como se apunta en el capítulo de Las Tacas de La Alhambra, “el agua era un lujo del que disponían en abundancia las tribus del desierto que residían en Granada, como muestra el gran número de fuentes, albercas y acequias que hermosean el recinto”. Requesens nos cuenta que Las Tacas, entre otras cosas, servían para las abluciones de purificación, el rito que precedía a la oración entre los musulmanes, en el que el creyente se lava las manos y se enjuaga la boca simulando la bebida del estanque del paraíso.

 

Este libro nos obsequia con historias vivas de la ciudad, solo que, como su nombre indica, más desconocidas que las que estamos acostumbrados a escuchar. Algunas, como la Escalera del Agua de los jardines del Generalife, lugar preferido de Federico García Lorca y de Manuel de Falla, están a día de hoy escondidas por la vegetación que la rodea. En esta escalinata, que fue camino de acceso a un pequeño oratorio situado en la parte más alta del recinto, “se escucha el canto celestial del arroyo, que huele al aroma vertido por el hermoso laurel que viste el recorrido”.

 

El Túnel del Rey Chico es también un secreto para los paseantes. Esta galería subterránea de tres metros de alto está tapada por abundante malezas de zarzas y enredaderas y es el agua de nuevo lo único que nos desvela su existencia, gracias a una cascada lateral que cae al río y que avisa de que estamos ante la entrada de este túnel bajo el edificio del Rey Chico.granadainsolitaysecreta-2

Hammam Al Ándalus está también presente en este magnífico libro rodeado de abundante agua. Granada insólita y secreta dedica en un capítulo de sus páginas una reseña a nuestro campeonato de ajedrez en el agua, que se celebra durante el mes de noviembre en nuestras instalaciones debajo de la Torre de la Vela. “Nos ofrece la singular posibilidad de jugar una partida de ajedrez sumergidos en sus cálidas aguas y bajo una luz tenue”, escribe César Requesens, que también apunta que se vive exactamente igual que en los baños de Budapest, donde es una tradición.

Nuestros baños de Córdoba, Madrid y Málaga también son mencionados cuando el autor recuerda que nuestro establecimiento de Granada fue el primero en abrir las puertas en la década de los 90 y, debido a la popularidad que han adquirido los hammames desde entonces han aparecido más en otras ciudades. Y es que, al igual que César Requesens sentía la necesidad de compartir los rincones desconocidos de la capital de la Alhambra con otras personas, nosotros sentíamos la necesidad de compartir con personas de otras ciudades la emocionante sensación de bañarse en la historia viva y los deliciosos beneficios que el hammam aporta a nuestra salud.

 

 

Una respuesta a “Conoce los rincones secretos de Granada”
Dinos lo que piensas