VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS

Inicio Foros VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS

Mostrando 15 respuestas a los debates
  • Autor
    Entradas
    • #8682 Responder
      Manuel Polls Pelaz
      Superadministrador

      LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS

      Estimados amigos y amigas, llevaba años esperando la oportunidad de crear artísticamente “algo” sobre Cortázar, cuando recibí la propuesta de los baños Hammam Al Andalus, para realizar un video-poema que inspirase literariamente su servicio estacional de Otoño. ¡Qué buena noticia para un “cronopio” incondicional y cortaziano como el que suscribe! Con lo cual me puse de inmediato a la labor…

      Porque para mí el escritor argentino Julio Cortázar representa el otoño: Es el otoño. Toda la atmósfera parisina de su personalidad, su forma de vestir, su mirada inmensa, su voz, su barba, sus gatos, la librería de su apartamento, su álbum fotográfico, sus gabardinas, su itinerario personal, sus amores, su máquina de escribir, su orden y su desorden existencial, todo ello rezuma suave y profundamente el otoño. Y por supuesto también su obra, en particular “Rayuela” que se inicia con el alter ego de Cortázar en la novela: es decir el  personaje principal de Horacio Oliveira, buscando perdidamente a la Maga por las calles de París, con el desespero moderado de quien sabe que la va a acabar encontrando, como casi siempre quedaban, junto al “Pont des Arts” (Puente de las Artes), sobre el río Sena.

      Sin duda el puente es un elemento simbólico por excelencia, y pienso que también los baños de Hammam Al Anadalus están habitados por dicho sentimiento, arquitectónico y emocional, de funcionar como puente para los viajeros que a sus termas acuden. Un puente entre la realidad y la ficción, un puente de agua sobre el agua, un puente entre los “yos” que nos habitan y el “yo” que deseamos, un puente hacia todos los encuentros, pero también hacia todos los desprendimientos otoñales: se trata de abandonar cosas e ideas que ya no deseamos, suave y conscientemente al curso del río, viéndolas irse aguas abajo, desvaneciéndose…

      ¡Pero girémonos justo en ese momento hacia la realidad que nos circunda, aquí arriba en el puente, por donde aparecerá seguro algún inesperado ser, ente, o suceso asombroso, que nos animará a vivir nuevos encuentros otoñales! Especialmente atractivo puede ser el renovado encuentro con uno mismo. De hecho el  “yo” tal vez no sea más que eso: un travieso puente, cambiante sobre las aguas igualmente cambiantes de la vida y del ser, un puente que nos permite ser testigos y actores sobre lo que ocurre a nuestro alrededor en cada momento.

      No quisiera extenderme demasiado, pero sí recomendaros muy amistosamente que os rodeéis todo lo que podáis de Cortázar este otoño, confortablemente por los cuatro costados. Espero también que aceptéis mi invitación de empezar dicho itinerario con el video-poema

      LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS

      Confío que este pequeño film-puente os parezca apetecible, y con un poco de suerte incluso tal vez misterioso. Que no defraude a “cronopios” ni a “famas”, y resulte estimulante y entretenido para cualquier otro espectador, que curioso desee asistir a la pequeña historia de cómo nace una novela en el alma de un escritor, y/o viceversa: De cómo nace un escritor en el alma de una novela, en este caso de “Rayuela”.

      Quedo atento a vuestras opiniones, cortitas, largas, amables, críticas, acarameladas, analíticas, improvisadas, profundas, optimistas, pesimistas, flotantes, amarillas, rojas, relamidas, azules, enojadas, picantes, ascéticas, cotidianas, abrumadoras, atrevidas, excepcionales, vergonzosas, eternas, irreflexivas, efímeras, mágicas y prosaicas, breves, medianas o desmesuradas, en definitiva lo que os apetezca y salga del cuerpo, con toda libertad, es decir: Al estilo cortaziano. Yo iré contestando y atendiendo el foro, como un cronopio otoñal más del grupo, que es por lo que me tomo, y lo que pretendo seguir siendo al menos durante los próximos 3 meses.

      ¡Gracias por vuestro interés, un abrazo de finales de septiembre, y hasta muy pronto!

      Manuel Polls Pelaz

    • #8706 Responder
      José Antonio
      Invitado

      Me gustaría dar las gracias por el espléndido video poema de otoño. Me he acercado de nuevo a Cortázar, un lujo poder escuchar su voz narrando Rayuela, ese acento especial que tiene, ese tono de voz como un murmullo casi hipnótico… conocer la verdadera voz de La Maga… lo dicho, todo un lujo.
      Las imágenes, la música… me han evocado tantas cosas…! En estos tiempos tan extraños, lo hermoso se agradece.
      Un abrazo!

      • #8824 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Estimado José Antonio, muchísimas gracias por tus apreciaciones y por estar en la línea de salida del presente blog. Estamos de acuerdo: la belleza tiene algo de redentor, nos redimirá siempre. Confiemos que el video-poema LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS nos añada un poquito de magia y un rinconcito más donde refugiarnos. Que nos permita el anhelado tránsito entre ficción y realidad, sobre las aguas de lo cotidiano. Con toda naturalidad, pues nosotros mismos somos puente… En el Paris de Cortazar se hablaba de «rive gauche» y «rive droite», los cafés y las tertulias de Sant Germain estaban en la orilla izquierda, mientras que los grandes teatros y museos en la orilla derecha. ¿Para qué privarnos de nada existiendo puentes? «Le pont des Arts» allí es donde se citaban sin cita Horacio Oliveira (Julio Cortazar) y la Maga (Edit Aron), sólo quedaba decidir hacia que orilla dirigirse hoy…

    • #8707 Responder
      Fernando
      Invitado

      La verdad es que no conozco en profundidad la figura de Cortázar, leí hace años Rayuela y me gustó. Después de ver el video poema me ha despertado la curiosidad de conocer más a este autor, en casa tenemos algunos libros de él y voy a sacar un hueco para leerlo. El video poema me ha encantado, escuchar la voz de Cortázar y la de Edith Aron me ha fascinado así como el conjunto de imágenes y melodías que lo acompañan. El otoño es mi estación preferida y siempre he pensado que, aunque la primavera se relaciona con los colores, el otoño también tiene los suyos propios, que curiosamente son cálidos. Conozco los servicios de las estaciones del hammam, estoy deseando probar el servicio de otoño, me han comentado que está inspirado en Cortázar y después de ver el video me apetece aún más. ¡¡Un cordial saludo!!

      • #8825 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Muy buenas Fernando, encantado de saludarte de nuevo. Efectivamente tenemos ya a nuestro alrededor el otoño y sus colores. Se me ocurre que a partir de hoy pudiera hablarse de un nuevo color: El color Cortazar, un color cálido como su voz, como sus gabardinas beige, como su tabaco rubio de pipa, como su barba castaño-pelirroja, el mismo color de sus cuentos, de sus manos tecleando la máquina de escribir, manos siempre amables incluso desde la tristeza, porque dejaban gentilmente todo en puntos suspensivos. La vida en puntos suspensivos. Los finales de Julio Cortázar son siempre a regañadientes. Tal vez por ello «Rayuela» representa un envidiable ejercicio de complejidad, donde uno puede leer en todas direcciones, saltándose capítulos, yendo, regresando, en un orden escogido incluso por el lector, que es invitado así al desorden más delicioso: el de la contemplación sin normas. ¿Se llega así, en estado puro, a la emoción íntima?

    • #8822 Responder
      Marta Juárez
      Invitado

      El vídeo te envuelve en una espiral de reflexión y caos, de intento de escapar de la dura realidad a la vez que se disfruta. Te arrastra a contemplar y a degustar los placeres de la vida olvidándote de las ideas críticas que siempre rondan nuestras mentes, pero eso sí, siempre viendo más allá de lo habitual, refugiándote en lo mágico de cada momento. Una sutil invitación a sentirlo rodeado de belleza e inmerso en las relajantes aguas de los encantadores baños árabes.

      • #8826 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        ¡Buenas noches de octubre, estimada Marta! Me fijo en los sustantivos que mencionas: Video, espiral, relexión, caos, ideas, momento, invitación, belleza, aguas, baños…
        Adhiero completamente a esas palabras, y me siento especialmente cómodo en el terreno de la espiral. La vida es una espiral, y las narraciones de Cortazar igualmente lo son. Las relaciones entre «la Maga» Edit Aron y Julio Cortazar también fueron espirales, con caídas y levantamientos constantes. Al realizar LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS he intentado presentar la veracidad de la espiral por encima de la trayectoria rectilinea con la que suele presentarse la biografía de las personas. Nada fue recto, todo fue bellamente vertiginoso y espiralizado…

    • #8823 Responder
      María José
      Invitado

      ¡El video poema me ha encantado! He tenido la oportunidad de verlo varias veces y me parece precioso e inspirador, con imágenes evocadoras, la voz de Cortázar recitando Rayuela me parece hipnotizadora y relajante, la música, la voz de Edith Aron navegando a través de sus recuerdos… En fin, un gran trabajo que apetece ver una y otra vez. ¡¡Muchas gracias!!

      • #8828 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Estimada María José, me ilusiona muchísimo la idea que, en la vorágine de nuestros tiempos tan ajetreados, una persona haya decidido visionar varias veces LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS. Si además esa hipnosis a la que te refieres sobre el video, hubiera tenido algún efecto benéfico, agradablemente inquietante, y/o relajante terapéutico (opciones no incompatibles) sobre tí como espectadora, pues todavía mejor que mejor. Como bien dices, todas esas voces y voces, e imágenes de distintos orígenes, que nunca estuvieron juntas y que a partir de ahora, tras el montage del tipo «footage», diríanse destinadas a continuar para siempre unidas su recorrido. Como el agua en el seno del agua, así pueden ser también las imágenes y sonidos de un poema fílmico. ¡Muchísimas gracias por tu interés!

    • #9018 Responder
      guillermo busutil
      Invitado

      Estimado Manuel
      felicitarte por la sensibilidad de este trabajo exquisito en la atmósfera de las imágenes y de las voces del maestro Cortázar, cuyo tono en sí mismo es una atmósfera y un aroma de lo que cuenta, y de la mujer que inspiró la imaginación de La Maga. Tu elección de las imágenes, la delicadeza del montaje, la secuencia narrativa son un poema estupendo que dialoga con Cortázar y a los clientes del Hammmam les propone una seducción de los sentidos, una piel alrededor del agua, igual que un murmullo que sugiere ensoñaciones o evocación. No es fácil retarse con Cortázar y no ser un eco suyo. En tu caso lo reinterpretas y le confieres una plástica que sin duda a él le hubiese gustado. Enhorabuena, e imagínatelo como un cronopio o un gato entre los vapores del hammam y de su memoria en el video-poema. Un sombra blanca cruzando los puentes de tres atmósferas -la suya, la del hammam y la de tu trabajo- engarzadas en una sola.

      • #9021 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Estimado Guillermo, gracias por estas líneas tuyas en bellísima prosa, que tan estupendamente me sientan, cual lluvia poética, pues el suelo de este cronopio que lo cultiva estaba necesitado de agua. Como bien dices he reinterpretado a Cortázar, ese hombre tan fácil de amar, a mi manera, identificándome un poco con él. Como también amé a Cernuda siendo un poco Luis, en otro documental que hice hace años («Recuerdos de un Olvido»). Ahora me he puesto en la piel de ese Horacio Oliveira intentando redescubrir la infinita, aunque en ocasiones misteriosa, hostil y oculta, magia existencial parisina. Me ha ayudado el hecho de haber vivido allí cierto tiempo, a finales de los 80, principios de los 90. Me habitará para siempre el privilegio de soñar durante años en una «chambre de bonne», bajo los techos de la ciudad luz. Al igual que Cortázar en los 50, pasar necesidades en París era una necesaria liturgia, y compartimos, Julio y yo, con 40 años de diferencia y como tantos otros cronopios, muchísimas emociones personales que él sí consiguió expresar, tan directa como subliminalmente, como nadie sería capaz, dando voz sincera a la vida poética y literaria, que es la única verdadera. Por ejemplo estuve trabajando en ese mismo Jardin des Plantes donde Julio y Edit descubrieron el axolot, una extrañísima salamandra gigante, subacuática y de origen mexicano, que La Maga confunde en Rayuela con un pez monstruoso. Atravesar los puentes entre la «rive gauche» y «rive droite» era para mí igualmente una metáfora diaria de transgresiones continuas, entre realidad y ficción, entre lo visible y lo imaginario.
        Ahora, para realizar técnicamente este pequeño film, he pasado muchas nocturnas semanas, recopilando imágenes de archivo, que anteriormente se desconocían entre ellas, y hermanándolas para que anden un trecho juntas en el video-poema. Si el collage finalmente ha sido de tu agrado, conociendo tu devoción por Cortázar (Granada está llena de rumores junto a los puentes del Darro), pues digamos que me siento feliz, y animado para seguir nadando entre las apasionantes y frías aguas del invierno que se avecina. Como diría Cernuda «y entonces habré vivido…».

    • #9042 Responder
      guillermo busutil
      Invitado

      Me alegra Manuel compartir esa gabardina de otoño parisina, la hermandad de Cortázar desde la mirada y su manera de armar el lenguaje de jazz de noche, de sombras que bailan en una isla de humo o en la de un abrazo. Te lo he dicho en un mensaje anterior, que no sé si se ha llevado el viento al cerrar la página. Es lo que tiene charlar sobre un fantasma que siempre está presente. A él le hubiese encantado. Perderse, encontrarse, el perfil de una imagen, ese juego entre lo imposible y lo probable. Viví en su mismo barrio y nunca nos cruzamos. Ni siquiera en el Pont des Arts donde la magia si me regaló alguna lluvia bajo la que besarse, dos veces en sentido contrario una mujer de tacones rojos y algunos recuerdos más que me guardo. Me alegra compartir desde tu trabajo y tu memoria su impronta, la sensibilidad con la que lo has evocado y con la que seguramente le guiñarás en otros empleos de este oficio de mundos que es nuestro trabajo. Te mando un abrazo y mi deseo de un buen otoño de libro de Manuel, el tuto, el suyo, el mio, el nuestro. Lo encontrará en algún café cercano a Edagar Quinet al salir de saludarle, siempre lo hago cuando regreso a París, de Montparnasse, o en un puente por cruzar, quizá.

      http://www.guillermobusutil.es

    • #9044 Responder
      Belén Gómez
      Invitado

      Manuel,
      ¡mil gracias por este exquisito vídeo poema!, que en mi caso, me ha reconciliado con Julio Cortázar: Ya que siempre me avergoncé y llevé en secreto el no terminar de leer «Rayuela», y, como él mismo dice «lo tiré por la ventana». Sí, yo tiré por la ventana Rayuela, y hoy me siento al ver tu hermoso vídeo poema, que Julio desde algún lugar me sonríe con condescendencia, ya que no hice más que, como él mismo insinúa, tener un encontronazo dialéctico con el autor. Qué bendición…

      Y qué diferente este Cortázar del que yo más he leído. Que sí me he leído veinte veces «Axolotl», con toda su extrañeza de un Kafka a la latina. Esas imágenes del vídeo poema, a un tiempo blanco y negro, y otras, estallido de color, con esa selección musical tan acertada y la voz de Julio invitándonos, al romanticismo de la vida, al amor, al roce de los cuerpos y los seres… Ahí está la salvación. Sin duda.

      Gracias por mostrarme un nuevo Cortázar, que además nos empuja a la vida, y en ello, los baños del hamman son también un lugar privilegiado para reconciliarnos también con nuestra naturaleza sensual, que el otoño sabe, a su manera, susurrarnos.

      La impresionante biblioteca, ¿podrías decirme cuál es?

      • #9048 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Hola Belén, empiezo conestándote por el final: La bibioteca enorme que aparece en el film es la «Bibliothèque Nationale» de Paris, un impresionante espacio arquitectónico que fue magníficamente filmado por Alain Resnais («Hiroshima mon amour» entre tantos otros maravillosos films…), en su documental «Toute la mémoire du monde» (Toda la memoria del mundo). Este film estaba libre de derechos en un banco de datos e imágenes norteamericano, y de allí extraje los fragmentos a los que te refieres.
        Sin duda Cortázar estuvo en la Bibliothèque Nationale, en aquel entonces un templo sagrado todavía infinitamente alejado de la locura digital que nos asedia.
        Los libros, ese objeto del deseo fetichista, ¡ah los libros!
        Bueno seguro que de haberos encontrado con Julio, él hubiera simpatizado con tu ímpetu lanzador de «Rayuela», al vacío desde lo alto de una ventana, en el barrio de Pigalle tal vez…
        Hablas de salvación y es una palabra que hacía tiempo no escuchaba. Y sí la salvación debe estar en el roce, la vida en sí es roce, sólo desaparace el roce en el cero absoluto de temperatura (-273ºC), y entonces no se mueven ni los átomos de una piedra (y de una ceja aún menos)…
        Recaidas, levantamientos y roces, la virtuosa y muy elaborada sinceridad de Cortázar nos habla de soledad y amistad a raudales, desesperadamente.

    • #9046 Responder
      Elena
      Invitado

      Querido Manuel,

      Felicidades por el video poema, qué precioso regalo de otoño.
      La bocina de los buques, las voces que traspasan las fronteras del tiempo, el recaeer y el resurgir, dormir con el canto de las ballenas, libros por doquier pasa ser catalogados, leídos, olvidados y regalados, la brama o berrea del celo de los ciervos…y todo lo demás.

      Qué ganas de seguir amando lo cotidiano y también lo excepcional, de cruzar puentes, de pertenecer más que nunca a esa naturaleza animal, de instintos. Imágenes y afecto bajo un prisma muy agudo y lleno de sensibilidad, de cuando el Mundo era mundo.

      Me llevo un puñado de emociones cortazarianas. Gracias de nuevo.

      • #9049 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Querida Elena, sí, efectivamente, y como bien dices, el mundo ha dejado de ser mundo, porque el mundo era antes misterioso e inabarcable, y por ello algunas personas decían con orgullo (por cierto que ya no oigo a nadie decirlo) ser «ciudadanos del mundo». Los románticos alemanes del XIX hablaban de «Weltanschauung» para referir el sentimiento de quien quería abrazar con su mirada interior subjetiva (die Anschauung) el mundo (die Welt). Ese mundo estaba basado en su imposible conocimiento, haciendo de él un lugar atractivo por donde podían cruzarse relatos infinitos, cosmopolitas y mezcladores de realidades y leyendas, venidos de testimonios y de territorios ignotos, otorgándo a la curiosidad vital un atractivo estilo de ínsula, con rango literario y trascendental. Prefiero no decir en que se está convirtiendo ese mundo, que ya casi no es mundo ni es nuestro, sino un lugar desacralizado, digital, prefrabricado, soso y antinatural.
        La solución es leer la vida. Verla o mirarla no basta. Julio Cortázar leía la vida y la reescribía para que el mundo siguiera siendo mundo…

    • #9050 Responder
      Viky
      Invitado

      Querido Manuel
      Me ha desbordado la exuberancia de este poema visual. Me he reconocido un poco como el personaje de Horacio Oliveira de Rayuela, intentando ordenar o entender el caos, intentando entender al inicio una voz que por su acento me costaba descifrar, intentando controlar el sentido de las imágenes que se suceden sin pausa tal y como corre el agua bajo un puente. He tenido un poco como la sensación de ir «corriendo detrás», y también, a través de fragmentos de música y de algunas palabras de Córtazar (que estoy muy agradecida de recordar o de escuchar por vez primera) de conectarme con la emoción y la pasión de vivir.

      Es preciosa la imagen de la ballena sumergiéndose y oír cómo el sonido se propaga, a lo lejos, en el agua. Me invita a sumergirme también en la realidad, aunque a veces no la comprenda en su riqueza. ¡Seguro que las aguas de un baño en la experiencia estética en el Hammam, reparan el espíritu y los sentidos!

      • #9052 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Hola Viky, y pues sí, sumergirse en la realidad es una buena idea. Porque indica el adoptar la forma de un pez sin branquias, curioseando en ese mundo tan extraño y desprovisto de referencias, para nosotros los sin-branquias, que son las aguas profundas (de lo real). Claro, las ballenas no tienen branquias, sus pulmones dan para mucho pero deben emerger regularmente para volverse a sumergir. Las bellas ballenas, desgraciadamente en peligro de extinción, al igual que los escritores fumadores en pipa como Cortázar, o las magas asilvestradas e ignotas de sus propios pòderes mágicos como Edit Aron, ambos en un París que evidentemente va desapareciendo cada vez más en favor de la jungla de «l’absurdité». Puse las ballenas en el film porque representan la belleza a respetar, los sin branquias a respetar, quienes pese a esa limitación respiratoria se sumergen profundamente en la realidad. Por cierto y ya que hablas de las aguas dulces del Hammam, comentarte que hay muchas especies de delfines fluviales, navegando en aguas menos profundas. Por ahí deberíamos tal vez andar la realidad y nadarla las personas, en las zonas de profundidad media…
        ¡Gracias por estar ahí, y hasta pronto!

    • #9058 Responder
      Antonio Navarro
      Invitado

      Enhorabuena Manuel por el fantástico poema. Ayer mandé un extenso comentario pero parece que no ha llegado nada. no es lo importante.

      Bellisimo ejercicio visual y sonoro con una gran capacidad evocadora un tanto lisergica.
      La mezcla de imágenes música y sonidos varios entre los que me ha parecido descubrir hasta una ballena producen un universo apropiado para reforzar la narración. y por supuesto la voz de Cortazar, me han entrado ganas de volver a leer rayuela.

      Como ya te he dicho en alguna ocasión nunca te agradeceré bastante la oportunidad que nos brindas de acercarnos a otro tipo de cultura, de la que algunos estamos muy necesitados en este mundo cada vez más superfluo.

      Un abrazo y muchísimas gracias

      • #9060 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Estimado Antonio, gracias por utilizar el término «lisérgico» en tu amable comentario. El cinematográfo debe contener necesariamente esa dosis variable alucinógena, que sin embargo nos acerca a la realidad como ningún otro arte, pensamos algunos. Además Cortázar era hipnótico en su mirada y su literatura. Él mismo estuvo inicialmente muy influido por los movimientos surrealistas que le precedieron, y sus cuentos así lo manifiestan; partiendo de la cotidianeidad casi siempre alcanzan «el más allá» que está flotando sobre «el más aquí»… Además su estilo de escritura es tan veloz, libre y audaz como el pensamiento, cuando planea libremente ensoñado sobre la superficie del mundo.
        Y sí estoy de acuerdo contigo: Es un placer poder compartir estas dosis homeopáticas de arte cinematográfico, que nos mantienen unidos al hilo umbilical del misterioso y verdadero mundo…

    • #9064 Responder
      JOSE LUIS GOMEZ ORDOÑEZ
      Invitado

      Es un privilegio ser testigo del nacimiento de una obra artística que surge en un lugar y un tiempo cuyos latidos expresa y transmite y tener la oportunidad de comentar con el autor y algunos amigos las sensaciones experimentadas por el lector, requerido por las palabras de Cortázar como cómplice crítico.
      Me quedan en el recuerdo, tras el visionado, algunas imágenes y algunas palabras “intensas”:
      1-Dos ciudades, París y Buenos Aires-de B.A. se solía decir a principios del s.XX que era la Paris de América-,2- el agua del Sena, del océano, del puerto de B.A., con sus barcos, sus puentes, las grúas, las sirenas y una sensación de continuidad y movimiento envolviéndolo todo, 3- una biblioteca como acumulación ordenada de todo el saber de la humanidad, 4-alguna frase que me atrae en medio del tedio que me producen otras como aquella de …las mujeres, ¡cómo recaen!, y los jazmines, de dónde sacarán el amarillo los jazmines…5- “el desorden es el orden del bidé cuando se convierte en discoteca y archivo de correspondencia por contestar”….Relaciono la biblioteca con el bidé y las dos ciudades con la mujer y los jazmines. Todos recayendo y rehabilitándose. El agua y la sirena con el anhelo de viajar. La vida. Su opuesto, el desierto es la inmovilidad, el naufragio. La muerte.
      Y los dos lenguajes, el fílmico y el literario, potentes y autónomos, al mezclarse, “ con un virtuosismo desapegado y crítico “, se convierten en un nuevo y diferente lenguaje poemático que es el que suscita esas relaciones mencionadas cuya sensación me invade. La voz anciana y las imágenes de joven de la Maga-Sra. Edith Aron, que nos quiere engañar al decir que entre la realidad y la ficción sólo hay un paraguas en común, conmueven y darían mucho que hablar pero lo voy a dejar aquí. Gracias, cinehasta Manuel Polls. Hasta el invierno, (mediando el gran festival místico), en que nos llegue-espero- un nuevo poema. Y una felicitación admirativa a Hammam Al- Andalus por promover estas creaciones. Es un mecenazgo digno de todo elogio.

    • #9067 Responder
      Gabriel
      Invitado

      De este videopoema no puedo sino decir lo mismo que del de Camus, que hipnotizan totalmente. No hay mejor prueba de que son arte. Producen esa conmoción interior, ese estupor que crea un silencio creador en el interior del alma del que lo contempla.

      • #9070 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Gabriel me alegra mucho que hayas visto los 2 video-poemas, y que compartas tu opinión aquí. Efectivamente he dejado un poco de mi alma al realizarlos, con todo el arte de que uno dispone, y en los 2 casos que nos ocupan también y muy mucho, por una sensación panteísta a la que ya aludía en la primera entrada del presente debate. Cortazar, Camus y tantos otros conocidos/desconocidos que aparecen en las imágenes de archivo… Un sentimiento que nos ayuda a luchar contra la misantropía que a veces nos cerca con grandes dosis de tentación autista.Los comentarios que aquí aterrizan refuerzan la misma sensacción de que, pese a todo, vale la pena: ¡Y no me preguntés el qué vale la pena, por favor, que no hay palabra para decirlo!

    • #9068 Responder
      Berta
      Invitado

      Precioso y magnético vídeo-poema de otoño. La voz de Cortázar sobre la belleza de las imágenes escogidas, la música de Erik Satie o la de Yann Tiersen y la superposición de vídeos a modo collage, hacen de esta pieza una delicia para esta estación.

      ¡Felicidades, Manuel!

      • #9071 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        ¡Berta qué ilusión verte en la foto, eres la primera persona que aparece en este debate incluyendo su foto! La imagen nos humaniza, y el blanco y negro nos trasciende. Como decía el director norteamericano Samuel Fuller: «Life is in colors, but black and white is more realistic!»
        Siendo una mujer joven me llevas a pensar en Edit Aron «La maga», que tendría veintipocos años cuando conoció a Cortazar. Era una época de París en la que el futuro no preocupaba tanto como el presente, un presente para nada trivial en el caso de la pareja que hacía con Cortazar, sino en blanco y negro y trascendente. Inconscientemente trascendente diría yo, al menos para Edit, porque el desenfado ante el futuro era esencial en aquellos periodos creativos de su juventud. El presente se ha vuelto un poco pesado últimamente, en buena parte debido al excesivo color y a la falta de estilográficas e intercambios epístolares por correo postal (las cartas eran tesoros que tardaban en llegar y que paradójicamente aligeraban el tiempo y la vida). La inmediatez digital suplanta ahora al presente, que busca refugio en sus vecinos el pasado y el futuro, sin encontrarlo. El presente necesita a las mujeres y los hombres que amen el tiempo desde la eternidad de la despreocupación, y que estén por encontrase junto al Sena sin haber quedado, un poco telepáticamente, como hacían Edit y Julio.
        ¡Gracias por participar y desde el presente te envío un abrazo intemporal!

    • #9127 Responder
      Pablo
      Invitado

      Gracias, Manuel por este viaje que nos lleva a otra lectura diferente de Rayuela, no la canónica ni la del desordenado orden propuesto por el autor, sino una lectura acariciada por el suave runrún de la cadencia de la voz de Cortázar, sonidos de París, la voz de la maga con ese acento francés que le han dejado los años.
      Y el juego de encontrarse sin buscarse,queriéndolo pero sin quererlo que era metáfora hermosa de aquella relación bohemia y extraña.
      Felicidades porque nos transporta a todos al otoño, siendo un complemento mágico para el diseño magnífico del servicio de otoño del hammam, que no para de sorprendernos y de llenarnos de poesía…

      • #9135 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Gracias a tí querido Pablo por evocar «el suave runrún de la cadencia de la voz de Cortázar», lo cual efectivamente era uno de los objetivos del video-poema. La voz de Cortázar tiene algo de terapéutico, con efectos narcóticos que nos llevan de viaje hacia una eternidad flotante. Coincidiremos que esta capacidad hipnótica, de la voz de Julio, alcanza sus máximos en el tramo del video-poema con planos sucesivos de puentes de París, pintados al carboncillo. Allí la seriación visual y esa presencia del discurso de Cortázar, reiterativo sólo en apariencia, toman una dimensión astral pienso yo…
        ¡Un fuerte abrazo entre cronopios!

    • #9128 Responder
      Jose Díaz
      Invitado

      Espectacular. Emocionante. Todo un documento. Gracias por estos detalles llenos de buen gusto.

      • #9137 Responder
        Manuel Polls Pelaz
        Superadministrador

        Gracias a tí José por haber visionado el video-poema, que como bien dices, es un documento más que un documental. Documento, ensayo, cinemística… Por ahí van los tiros (al aire). ¡Un abrazo!

Mostrando 15 respuestas a los debates
Respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS
Tu información: