Octubre llega siempre a nuestras vidas repleto de movimiento y energía. Como un swing de Benny Goodman, el otoño nos atrapa con sus coreografías colmadas de ritmos desenfrenados y bellos. Es el momento de dejarnos llevar por la melodía. Nada de resistencias, bailar al compás, dejar paso a nuestro lado más desenfrenado y permitir que se cumplan todos nuestros proyectos. Damos la bienvenida al mes de la vitalidad y también de la madurez.

Es tu momento: déjate llevar

El espectáculo de hojas de tonos escarlatas, anaranjados y castaños colorea los días y nos cautiva sin remedio. Quedamos deslumbrados por tanta perfección e inteligencia. Las hojas más bonitas de los árboles son las bermellonas y granates, y también son las más vetustas y maduras. Están a punto de soltarse y volar en libertad, como las páginas del almanaque, que parecen tener prisa y pasan rápidas, recordándonos que casi estamos llegando al final del año.

 

Al igual que esa hermosa vegetación, que irrumpe en las ciudades con una paleta de colores añejos, nosotros también somos más maduros. Después de todo un año de trabajo y esfuerzo cotidiano, nuestras ideas están más claras que nunca. A veces parece que todo está desordenado y caótico, pero lo cierto es que es el momento de recoger la cosecha. Todo está más claro de lo que imaginamos. Aunque a veces sea difícil, dejémonos llevar por una vez. Creer en lo inalcanzable.

El éxito sucederá si lo permitimos

En ocasiones dudamos de nuestro propio valor. Las prisas punzantes nos atosigan y las presiones pesadas nos aplastan. La manta de las inseguridades nos retiene al abrigo de la zona de confort. Dejamos para después las decisiones y mientras pasan de largo las oportunidades donde podría caber nuestra felicidad entera.

Parémonos un momento para escuchar nuestro interior. Silencio. Durante este año hemos caminado mucho, casi nos hemos acercado al final de esos proyectos que perseguimos. Nuestros anhelos se las ingenian para que dediquemos varias horas todos los días a trabajar por lo que deseamos. Nunca es el momento perfecto para ti, pero no es cierto, ya estás preparado, así que, ¿qué te frena para soltar?, ¿para saltar? Como la hoja madura del árbol que sabe cuál es el momento perfecto.

Ahora es el momento. Cree en el éxito. Siéntelo. Permite que suceda. Date una oportunidad. Otórgale a tus sueños toda su fuerza. Pon en práctica tus planes, da por fin ese paso que te separa de lo que quieres. Quizá, si estiras el brazo lo puedas tocar.

Celebremos la madurez

Octubre nos trae la madurez de la vida. Lo hemos pasado mal hasta trepar esta cima, pero llegados a este punto soy capaz de escuchar la suavidad del clarinete, del swing que me lleva, quizás, a algún estado de libertad.

¡Celebremos y disfrutemos de los bienes de la vida! En esta conmemoración es muy importante que nunca dejemos de luchar por estos regalos que nos ofrece la existencia, pero también es muy importante que no caigamos en la obsesión. Hoy están aquí, pero no son eternos y debemos estar dispuestos a perderlos. La felicidad conlleva disfrutar de los deseos y de los éxitos sin apegarse a ellos. Desear y visualizar el éxito no tiene nada de malo ni poseer tampoco, siempre y cuando creamos que todo ello son necesidades.

Empecemos de nuevo, una y mil veces

Estás aquí y casi has acabado un ciclo. Disfruta de él y de las cosas que te ofrece. El camino sigue siendo largo y quizá haya más alturas que alcanzar, pero ahora estás aquí, saboréalo, abrázalo. La madurez nos ha enseñado a vivir cada día intensamente con sus pequeñas cosas y a saber que mañana puede ser el día en el que tengamos que volver a empezar. Empecemos de nuevo una y mil veces, pero ahora cree en el éxito y permite que suceda. Cree en ti.

2 respuesta a “Es tu momento: déjate llevar”
    1. Muchas gracias a ti, Paula, por leerlo y por decir que te gusta, así sabemos que vamos por buen camino… 😉

Dinos lo que piensas