¿Sabes qué es lo que más me gusta de ti? Esa manera de arquear las cejas cuando algo no te convence. La forma en la que cruzas los brazos cuando tu atención está puesta sobre algo. La sonrisa que conquista tu cara cuando estás haciendo algo por alguien. El brillo que transmiten tus ojos cuando la ilusión inunda tu día. Todos los años concentrados en tu cuerpo, los mismos que conforman cada una de las experiencias que atestiguan quien eres hoy y que cambiarán cada 365 días para volver a hacerte un ser humano único. Tu sabiduría.

¿Sabes qué es lo que más me gusta de ti?

Cuando eras adolescente no te importaba mucho la idea de cumplir años, hacer cosas de mayores era divertido. Pero al llegar a la etapa adulta todo fue alimentándose de otro tipo de connotaciones. Dar la talla, nuevos retos, responsabilidades, marcas en la piel, paletas de nieve que colorean las ideas… Y mientras, presiones sociales iban conquistando los huecos de tus aspiraciones. Lo ibas viendo en las revistas y en los anuncios de la TV. Hay que lucir siempre joven, solo así conseguiremos realmente la felicidad.

¿Sabes qué es lo que más me gusta de ti?

Pero la verdadera felicidad no se engorda con cremas anticelulitis o yogures desnatados, sino con historias que caben en centenares de páginas que guardan emociones. En conversaciones que solo se acaban porque nos derrota el sueño y de las que salimos más sabios y más guapos, porque no hay mejor iluminador que las sonrisas compartidas con amigos. En miradas que se vuelven más serenas al hacernos aterrizar con los dos pies en el suelo de la experiencia que da patearse un camino. Cumplir años y hacernos más sabios, ¿quién lo iba a decir?

¿Sabes qué es lo que más me gusta de ti?

Cada año, diciembre conquista nuestro almanaque, como las comidas de la abuela los domingos. Y despliega ante ti todo lo que te ha dado el año, los éxitos y las lecciones para reflexionar. Y al hacer análisis, es inevitable proponerse mejorar y hacer lista de objetivos por conquistar el nuevo año que empieza. Te das cuenta de que, además de aprendizaje y conocimientos, las experiencias te van dando un poso de tranquilidad, unas gafas especiales que tienen la capacidad de transmitirte calma y seguridad con cada paso que das.

¿Sabes qué es lo que más me gusta de ti?

En diciembre celebramos el Ciclo de la Sabiduría, porque es el final de un tramo y eso es lo mismo que decir que es una conclusión. Tu mochila de vida está cargada de experiencias y tienes más conocimiento para dar pasos y proponerte más aventuras. ¿Sabes que es lo que más me gusta de ti? La serenidad de tu mirada cuando comienza un ciclo nuevo porque no te asustan los retos; la seguridad que desprenden tus palabras con cada año cumplido; la complicidad que encuentro en tu mirada con cada surco ganado. Que tu esencia es tu sabiduría y estás feliz de poder ampliarla con cada almanaque superado.

Guardar

Dinos lo que piensas