Manuel Polls Pelaz

Respuestas de foro creadas

Viendo 13 entradas - de la 1 a la 13 (de un total de 13)
  • Autor
    Entradas
  • en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #9137
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    Gracias a tí José por haber visionado el video-poema, que como bien dices, es un documento más que un documental. Documento, ensayo, cinemística… Por ahí van los tiros (al aire). ¡Un abrazo!

    en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #9135
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    Gracias a tí querido Pablo por evocar «el suave runrún de la cadencia de la voz de Cortázar», lo cual efectivamente era uno de los objetivos del video-poema. La voz de Cortázar tiene algo de terapéutico, con efectos narcóticos que nos llevan de viaje hacia una eternidad flotante. Coincidiremos que esta capacidad hipnótica, de la voz de Julio, alcanza sus máximos en el tramo del video-poema con planos sucesivos de puentes de París, pintados al carboncillo. Allí la seriación visual y esa presencia del discurso de Cortázar, reiterativo sólo en apariencia, toman una dimensión astral pienso yo…
    ¡Un fuerte abrazo entre cronopios!

    en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #9071
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    ¡Berta qué ilusión verte en la foto, eres la primera persona que aparece en este debate incluyendo su foto! La imagen nos humaniza, y el blanco y negro nos trasciende. Como decía el director norteamericano Samuel Fuller: «Life is in colors, but black and white is more realistic!»
    Siendo una mujer joven me llevas a pensar en Edit Aron «La maga», que tendría veintipocos años cuando conoció a Cortazar. Era una época de París en la que el futuro no preocupaba tanto como el presente, un presente para nada trivial en el caso de la pareja que hacía con Cortazar, sino en blanco y negro y trascendente. Inconscientemente trascendente diría yo, al menos para Edit, porque el desenfado ante el futuro era esencial en aquellos periodos creativos de su juventud. El presente se ha vuelto un poco pesado últimamente, en buena parte debido al excesivo color y a la falta de estilográficas e intercambios epístolares por correo postal (las cartas eran tesoros que tardaban en llegar y que paradójicamente aligeraban el tiempo y la vida). La inmediatez digital suplanta ahora al presente, que busca refugio en sus vecinos el pasado y el futuro, sin encontrarlo. El presente necesita a las mujeres y los hombres que amen el tiempo desde la eternidad de la despreocupación, y que estén por encontrase junto al Sena sin haber quedado, un poco telepáticamente, como hacían Edit y Julio.
    ¡Gracias por participar y desde el presente te envío un abrazo intemporal!

    en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #9070
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    Gabriel me alegra mucho que hayas visto los 2 video-poemas, y que compartas tu opinión aquí. Efectivamente he dejado un poco de mi alma al realizarlos, con todo el arte de que uno dispone, y en los 2 casos que nos ocupan también y muy mucho, por una sensación panteísta a la que ya aludía en la primera entrada del presente debate. Cortazar, Camus y tantos otros conocidos/desconocidos que aparecen en las imágenes de archivo… Un sentimiento que nos ayuda a luchar contra la misantropía que a veces nos cerca con grandes dosis de tentación autista.Los comentarios que aquí aterrizan refuerzan la misma sensacción de que, pese a todo, vale la pena: ¡Y no me preguntés el qué vale la pena, por favor, que no hay palabra para decirlo!

    en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #9060
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    Estimado Antonio, gracias por utilizar el término «lisérgico» en tu amable comentario. El cinematográfo debe contener necesariamente esa dosis variable alucinógena, que sin embargo nos acerca a la realidad como ningún otro arte, pensamos algunos. Además Cortázar era hipnótico en su mirada y su literatura. Él mismo estuvo inicialmente muy influido por los movimientos surrealistas que le precedieron, y sus cuentos así lo manifiestan; partiendo de la cotidianeidad casi siempre alcanzan «el más allá» que está flotando sobre «el más aquí»… Además su estilo de escritura es tan veloz, libre y audaz como el pensamiento, cuando planea libremente ensoñado sobre la superficie del mundo.
    Y sí estoy de acuerdo contigo: Es un placer poder compartir estas dosis homeopáticas de arte cinematográfico, que nos mantienen unidos al hilo umbilical del misterioso y verdadero mundo…

    en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #9052
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    Hola Viky, y pues sí, sumergirse en la realidad es una buena idea. Porque indica el adoptar la forma de un pez sin branquias, curioseando en ese mundo tan extraño y desprovisto de referencias, para nosotros los sin-branquias, que son las aguas profundas (de lo real). Claro, las ballenas no tienen branquias, sus pulmones dan para mucho pero deben emerger regularmente para volverse a sumergir. Las bellas ballenas, desgraciadamente en peligro de extinción, al igual que los escritores fumadores en pipa como Cortázar, o las magas asilvestradas e ignotas de sus propios pòderes mágicos como Edit Aron, ambos en un París que evidentemente va desapareciendo cada vez más en favor de la jungla de «l’absurdité». Puse las ballenas en el film porque representan la belleza a respetar, los sin branquias a respetar, quienes pese a esa limitación respiratoria se sumergen profundamente en la realidad. Por cierto y ya que hablas de las aguas dulces del Hammam, comentarte que hay muchas especies de delfines fluviales, navegando en aguas menos profundas. Por ahí deberíamos tal vez andar la realidad y nadarla las personas, en las zonas de profundidad media…
    ¡Gracias por estar ahí, y hasta pronto!

    en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #9049
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    Querida Elena, sí, efectivamente, y como bien dices, el mundo ha dejado de ser mundo, porque el mundo era antes misterioso e inabarcable, y por ello algunas personas decían con orgullo (por cierto que ya no oigo a nadie decirlo) ser «ciudadanos del mundo». Los románticos alemanes del XIX hablaban de «Weltanschauung» para referir el sentimiento de quien quería abrazar con su mirada interior subjetiva (die Anschauung) el mundo (die Welt). Ese mundo estaba basado en su imposible conocimiento, haciendo de él un lugar atractivo por donde podían cruzarse relatos infinitos, cosmopolitas y mezcladores de realidades y leyendas, venidos de testimonios y de territorios ignotos, otorgándo a la curiosidad vital un atractivo estilo de ínsula, con rango literario y trascendental. Prefiero no decir en que se está convirtiendo ese mundo, que ya casi no es mundo ni es nuestro, sino un lugar desacralizado, digital, prefrabricado, soso y antinatural.
    La solución es leer la vida. Verla o mirarla no basta. Julio Cortázar leía la vida y la reescribía para que el mundo siguiera siendo mundo…

    en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #9048
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    Hola Belén, empiezo conestándote por el final: La bibioteca enorme que aparece en el film es la «Bibliothèque Nationale» de Paris, un impresionante espacio arquitectónico que fue magníficamente filmado por Alain Resnais («Hiroshima mon amour» entre tantos otros maravillosos films…), en su documental «Toute la mémoire du monde» (Toda la memoria del mundo). Este film estaba libre de derechos en un banco de datos e imágenes norteamericano, y de allí extraje los fragmentos a los que te refieres.
    Sin duda Cortázar estuvo en la Bibliothèque Nationale, en aquel entonces un templo sagrado todavía infinitamente alejado de la locura digital que nos asedia.
    Los libros, ese objeto del deseo fetichista, ¡ah los libros!
    Bueno seguro que de haberos encontrado con Julio, él hubiera simpatizado con tu ímpetu lanzador de «Rayuela», al vacío desde lo alto de una ventana, en el barrio de Pigalle tal vez…
    Hablas de salvación y es una palabra que hacía tiempo no escuchaba. Y sí la salvación debe estar en el roce, la vida en sí es roce, sólo desaparace el roce en el cero absoluto de temperatura (-273ºC), y entonces no se mueven ni los átomos de una piedra (y de una ceja aún menos)…
    Recaidas, levantamientos y roces, la virtuosa y muy elaborada sinceridad de Cortázar nos habla de soledad y amistad a raudales, desesperadamente.

    en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #9021
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    Estimado Guillermo, gracias por estas líneas tuyas en bellísima prosa, que tan estupendamente me sientan, cual lluvia poética, pues el suelo de este cronopio que lo cultiva estaba necesitado de agua. Como bien dices he reinterpretado a Cortázar, ese hombre tan fácil de amar, a mi manera, identificándome un poco con él. Como también amé a Cernuda siendo un poco Luis, en otro documental que hice hace años («Recuerdos de un Olvido»). Ahora me he puesto en la piel de ese Horacio Oliveira intentando redescubrir la infinita, aunque en ocasiones misteriosa, hostil y oculta, magia existencial parisina. Me ha ayudado el hecho de haber vivido allí cierto tiempo, a finales de los 80, principios de los 90. Me habitará para siempre el privilegio de soñar durante años en una «chambre de bonne», bajo los techos de la ciudad luz. Al igual que Cortázar en los 50, pasar necesidades en París era una necesaria liturgia, y compartimos, Julio y yo, con 40 años de diferencia y como tantos otros cronopios, muchísimas emociones personales que él sí consiguió expresar, tan directa como subliminalmente, como nadie sería capaz, dando voz sincera a la vida poética y literaria, que es la única verdadera. Por ejemplo estuve trabajando en ese mismo Jardin des Plantes donde Julio y Edit descubrieron el axolot, una extrañísima salamandra gigante, subacuática y de origen mexicano, que La Maga confunde en Rayuela con un pez monstruoso. Atravesar los puentes entre la «rive gauche» y «rive droite» era para mí igualmente una metáfora diaria de transgresiones continuas, entre realidad y ficción, entre lo visible y lo imaginario.
    Ahora, para realizar técnicamente este pequeño film, he pasado muchas nocturnas semanas, recopilando imágenes de archivo, que anteriormente se desconocían entre ellas, y hermanándolas para que anden un trecho juntas en el video-poema. Si el collage finalmente ha sido de tu agrado, conociendo tu devoción por Cortázar (Granada está llena de rumores junto a los puentes del Darro), pues digamos que me siento feliz, y animado para seguir nadando entre las apasionantes y frías aguas del invierno que se avecina. Como diría Cernuda «y entonces habré vivido…».

    en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #8828
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    Estimada María José, me ilusiona muchísimo la idea que, en la vorágine de nuestros tiempos tan ajetreados, una persona haya decidido visionar varias veces LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS. Si además esa hipnosis a la que te refieres sobre el video, hubiera tenido algún efecto benéfico, agradablemente inquietante, y/o relajante terapéutico (opciones no incompatibles) sobre tí como espectadora, pues todavía mejor que mejor. Como bien dices, todas esas voces y voces, e imágenes de distintos orígenes, que nunca estuvieron juntas y que a partir de ahora, tras el montage del tipo «footage», diríanse destinadas a continuar para siempre unidas su recorrido. Como el agua en el seno del agua, así pueden ser también las imágenes y sonidos de un poema fílmico. ¡Muchísimas gracias por tu interés!

    en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #8826
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    ¡Buenas noches de octubre, estimada Marta! Me fijo en los sustantivos que mencionas: Video, espiral, relexión, caos, ideas, momento, invitación, belleza, aguas, baños…
    Adhiero completamente a esas palabras, y me siento especialmente cómodo en el terreno de la espiral. La vida es una espiral, y las narraciones de Cortazar igualmente lo son. Las relaciones entre «la Maga» Edit Aron y Julio Cortazar también fueron espirales, con caídas y levantamientos constantes. Al realizar LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS he intentado presentar la veracidad de la espiral por encima de la trayectoria rectilinea con la que suele presentarse la biografía de las personas. Nada fue recto, todo fue bellamente vertiginoso y espiralizado…

    en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #8825
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    Muy buenas Fernando, encantado de saludarte de nuevo. Efectivamente tenemos ya a nuestro alrededor el otoño y sus colores. Se me ocurre que a partir de hoy pudiera hablarse de un nuevo color: El color Cortazar, un color cálido como su voz, como sus gabardinas beige, como su tabaco rubio de pipa, como su barba castaño-pelirroja, el mismo color de sus cuentos, de sus manos tecleando la máquina de escribir, manos siempre amables incluso desde la tristeza, porque dejaban gentilmente todo en puntos suspensivos. La vida en puntos suspensivos. Los finales de Julio Cortázar son siempre a regañadientes. Tal vez por ello «Rayuela» representa un envidiable ejercicio de complejidad, donde uno puede leer en todas direcciones, saltándose capítulos, yendo, regresando, en un orden escogido incluso por el lector, que es invitado así al desorden más delicioso: el de la contemplación sin normas. ¿Se llega así, en estado puro, a la emoción íntima?

    en respuesta a: VIDEO POEMA DE OTOÑO: LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS #8824
    Manuel Polls Pelaz
    Superadministrador

    Estimado José Antonio, muchísimas gracias por tus apreciaciones y por estar en la línea de salida del presente blog. Estamos de acuerdo: la belleza tiene algo de redentor, nos redimirá siempre. Confiemos que el video-poema LA MAGA, EL PUENTE Y EL PARAGUAS nos añada un poquito de magia y un rinconcito más donde refugiarnos. Que nos permita el anhelado tránsito entre ficción y realidad, sobre las aguas de lo cotidiano. Con toda naturalidad, pues nosotros mismos somos puente… En el Paris de Cortazar se hablaba de «rive gauche» y «rive droite», los cafés y las tertulias de Sant Germain estaban en la orilla izquierda, mientras que los grandes teatros y museos en la orilla derecha. ¿Para qué privarnos de nada existiendo puentes? «Le pont des Arts» allí es donde se citaban sin cita Horacio Oliveira (Julio Cortazar) y la Maga (Edit Aron), sólo quedaba decidir hacia que orilla dirigirse hoy…

Viendo 13 entradas - de la 1 a la 13 (de un total de 13)