Málaga expone su oferta museística, dispuesta a que ningún autóctono ni turista se pierda la oportunidad de hacer un recorrido por el arte mundial a pie de calle, casi gratis, en este rincón de España. Este otoño la ciudad se presenta como escenario cultural de altos vuelos para demostrar que desde el sur de Europa se abarca el arte del mundo y ni siquiera hace falta salir afuera para asimilar la creación plural de otros países. Está cerca, vivimos al lado de la historia del arte y todo nos pertenece.

Imprescindible resulta la muestra de Calder en el Museo Picasso de Málaga, que estará hasta febrero del año próximo. Calder, inventor del móvil como escultura colgante en movimiento, nos convoca en esta oportunidad especial para ver parte de su obra, repartida en los mejores centros museísticos del mundo.

En la Colección del Museo Ruso se ofertan varias exposiciones de interés: la anual sobre Santas, reinas y obreras. La imagen de la mujer en el arte ruso, mirada única de las féminas representadas en el arte de Rusia. Y todavía más interesante, por singular e inesperada, la exposición temporal sobre la gran poetisa Anna Ajmátova, figura ejemplar de la literatura, con retratos suyos y evocaciones de su vida y obra. Más allá de lo evidente, se presenta también una muestra del simbolista ruso Nikolái Roerich, una belleza sin límites en sus paisajes y visiones.

No menos emocionante resulta visitar, según su agenda, el Centro Pompidou de Málaga en multitud de actividades: conferencias, charlas y jornadas en torno al arte contemporáneo: el centenario de la Bauhaus, por ejemplo, que da lugar a la reflexión y el análisis. Y desde luego pasar por sus exposiciones. En pleno paseo del Puerto, siempre tiene algo para ver o escuchar, sin excusas, junto al mar, mientras transitamos alguna tarde de ocio e inquietudes.

Para estar a la última en lo intelectual y en lo creativo, sin duda hay que pasar por cada exposición del Centro de Arte Contemporáneo de Málaga. Ahora y hasta enero, se halla en cártel Eleuthera, la última serie del artista irlandés Sean Scully. Además, los días 7, 14 y 28 de este mes se dedican a los maestros del cine francés para poder visionar los filmes clásicos Pierrot el loco de Luc Godard, L’Atalante de Jean Vigo y Los raíles del crimen de Costa-Gavras, al tiempo que nos damos una vuelta por su colección permanente o su proyecto temporal. Todo un lujo gratuito.

El Museo Carmen Thyssen propone un recorrido por la pintura orientalista de finales del XIX con la muestra Fantasía árabe, que se podrá visitar estos meses y hasta marzo de 2020, con obras de Fortuny, Fabrés o Tapiró, para contemplar esa pasión que arrebató a muchos artistas del modernismo, queriendo plasmar lo lejano y exótico para incorporarlo al panorama occidental.

Málaga de playa y turismo huye de su destino, hacia la cultura con museos y salas de exposiciones, con actividades al margen de sol y playa. Tanta arena, mar Mediterráneo, hoteles y buen clima no puede hacernos olvidar que pertenecemos a un contexto histórico, social y cultural que no debe dormirse en los laureles.